Por Helena Tudela Vidal, alumna de prácticas del último curso de grado de psicología en la Universidad de Murcia. Realiza sus prácticas en el Instituto de la pareja.

¿ Que hay detrás de un beso?

Detrás de un beso siempre hay algo más que un mero acto físico. Es cierto que simboliza la expresión de una relación afectuosa entre una pareja, dos amigos,entre una madre y un hijo o entre hermanos. Pero además de significar una demostración de afecto hacia otra persona ¿qué otras cosas despierta en nosotros un beso?¿Por qué besamos? ¿ Existen diferencias entre hombres y mujeres?

El simple acto de besar a alguien fomenta sentimientos de afecto y cariño relacionándose en todos los casos con sentimientos positivos. Pero además, encontramos que besar conlleva una estimulación añadida en nuestro cerebro. Se desarrolla una activación a lo largo de diferentes terminaciones nerviosas que causan la liberación de varios tipos de hormonas autoras de la mayoría de sensaciones placenteras que sentimos cuando besamos a otra persona.

¿ Qué hormonas son responsables de las sensaciones positivas que se encuentran tras un beso?

-La oxitocina se activa en diferentes situaciones además de cuando besamos, como en el acto sexual o durante el parto. Esta hormona nos proporciona tranquilidad, bienestar y fomenta la vinculación con nuestra pareja.

-El cortisol, la denominada hormona del estrés, también se activa proporcionando un aumento de la energía y la libido.

-La dopamina, es un neurotransmisor que tiene mucho que ver con la euforia que sentimos cuando besamos a alguien. Es una especie de droga natural asociada con el deseo y con las expectativas de placer. Éste neurotranmisor se suele disparar especialmente durante un beso pasional.

Otros beneficios apuntan a la conservación del sistema inmunológico y a un mejor estado anímico, generando sentimientos de bienestar y un aumento de la autoestima.

En cuanto al interrogante sobre las diferencias de género en los besos, es interesante afirmar que, según diversas investigaciones llevadas a cabo Susan Hughes, psicóloga de la Universidad de California, sí existen y sus diferencias radican en cuanto a las percepciones que elaboramos del significado de los besos. Por ejemplo, la mujer utiliza el beso como un vínculo con su compañero al mismo tiempo que realiza una evaluación para comprobar si es un posible candidato. Si la evaluación es negativa, es decir, se considera un mal beso, puede llegar a desaparecer el encanto de una relación.

Los hombres, en cambio, lo emplean, como un medio para llegar a un fin sexual. Una forma de excitación previa al acto sexual.

Estas diferencias pueden ser explicadas desde diferentes perspectivas. La perspectiva biológica, admite que las mujeres tienden a buscar un compañero a largo plazo y los hombres son más proclives a utilizar el beso como una invitación sexual.

Sin embargo, ambos sexos tienen en común el uso del beso como una interacción íntima muy importante dentro de una relación.

En resumen, vemos que los besos son una forma de interacción esencial dentro de las relaciones que nos proporcionan múltiples beneficios positivos respecto a nuestro bienestar, tanto para hombres como para mujeres.

Como conclusión, la idea principal es que, los besos tienen múltiples significados entre las personas y todos ellos constituyen una forma saludable de expresar nuestro cariño, afecto, amor, alegría y muchas más emociones positivas.