Teresa Ouro Hernández. Psicóloga y sexóloga del Instituto de la Pareja

El hecho de no poder hacer vida normal, tener nuestro espacio e ir a un lugar de escape que antes podía ayudarnos a regular nuestro estado de ánimo, hace que ahora estemos más irritados de lo normal y discutamos con más frecuencia en pareja. Por si fuera poco, a esto se  suma el miedo ante la enfermedad del Covid-19. Todo esto puede afectar negativamente a nuestro estado de ánimo.

Ambos miembros de la pareja estarán desarrollando procesos de duelo personales con respecto a las actividades o rutinas que antes realizaban en su día a día. Por ello,  hay que tener en cuenta que si esperamos que nuestra pareja se sintonice con nuestras emociones las 24 horas del día, probablemente tengamos una alta frustración.

Es fundamental saber controlar, respirar y relajarse, antes de que en esos momentos de tensión y discusión se pueda llegar a extremos dañinos y tengamos que lamentarlo después.

En este articulo te proporcionaré algunas pautas para evitar discusiones constantes, alejamientos emocionales y llevar de la convivencia de una manera más tranquila.

Aprender a relajarse en momentos de tensión

Es importante saber, que la mayoría de las discusiones que tenemos con nuestra pareja en las que perdemos el control, no son productivas ni nos aportan nada bueno, sino todo lo contrario, nos pueden hacer sentir frustración, rabia, rencor y muchas veces una gran impotencia.

Cuando tenemos una discusión y empezamos a sentir que perdemos el control, el primer objetivo que tenemos que alcanzar es poder tranquilizarnos a nosotros mismos, porque seguramente ya no seremos capaces de escuchar lo que nuestra pareja nos quiere decir, por mucho que insista.

Por tanto es fundamental que cuando te empieces a sentir así, hagas saber a tu pareja cómo te sientes, ya que es bueno que sepa que te sientes agobiado/a y que necesitas un respiro. Es recomendable que en ese momento te vayas a otra habitación o en el caso de que no puedas, te pongas a hacer alguna otra cosa, como leer o escribir algo.

Ese tiempo de descanso debería durar como mínimo 20 minutos, que es el tiempo que tardará tu cuerpo en tranquilizarse. Es muy importante, que durante ese tiempo evites pensamientos de indignación o victimismo. Aprovecha esos minutos para hacer algo que te calme como escuchar música, hacer ejercicio o métodos de relajación, como por ejemplo tumbarse en el sofá, en la cama o en el suelo y centrarte en tu respiración, cerrando los ojos y respirando profundamente.

Solo una vez tranquilizados podréis volver a dirigiros a la pareja y calmaros entre los dos. Por ejemplo haciendo preguntas como: ¿qué te hace sentir abrumado o agobiado?, ¿puedo hacer algo para tranquilizarte?, ¿puedes hacer algo tú para tranquilizarme a mí?, ¿qué clave podemos desarrollar para hacernos saber que estamos agobiados?…

No tomar decisiones definitivas

Debemos tener claro que esta situación pasará y que es un periodo transitorio, por lo tanto no deberíamos tomar decisiones definitivas. Según explicaba el diario Global Times, en China muchas parejas iniciaron los trámites de separación durante la etapa del confinamiento.

Algunas parejas han llegado a esta crisis mundial con graves problemas de pareja sin resolver y otras por el contrario, en el momento auge de la relación. Pero a ambos tipos de pareja, les tocará afrontar situaciones estresantes, demostrar empatía y paciencia. Es importante entender que si llegamos a la conclusión de que la relación esta rota, no es un buen momento para comunicárselo a la pareja. Esto llevaría a una situación muy dolorosa y la convivencia podría volverse insoportable. En estos casos es recomendable centrarse en uno mismo y aprovechar el tiempo para prepararse mentalmente para una separación posterior a la cuarentena.

Potenciar la buena comunicación

Como si no hubiese escapatoria, el confinamiento nos plantea de frente todo aquello que está pendiente de resolver y que no ha sido atendido con anterioridad. Es aquí cuando resulta imprescindible buscar un clima de intimidad, ajeno al conflicto.

Por ello, otra de las claves para mantener una convivencia estable será una buena comunicación. Ésta puede ser una herramienta muy útil para crear una unión entre los dos durante los conflictos y aprender a hablar desde el sentimiento propio y no desde la acusación. Es importante:

Por un lado, hay que aprovechar esta oportunidad para expresar las emociones y sentimientos que por el ajetreo del día a día muchas veces pasamos por alto.

Por otro lado, ya que ahora no podemos ir a tomar el aire y esperar que la cosa se relaje cuando tenemos una discusión, vamos a cambiar de estrategia para comunicar de otra manera: expresar cómo nos sentimos en lugar de reaccionar con reproches y juicios.

Por ejemplo: no es lo mismo decirle a tu pareja “Nunca me escuchas”, que “Siento que no me estas escuchando ahora”, “¿podríamos hablar? ”; tampoco es lo mismo decir “Esto lo has hecho mal” que “Me siento sobrecargado/a y necesitaría que me ayudaras con esto”. Seguramente así, la reacción de la otra persona estará orientada hacia tus necesidades y no será agresiva.

Hay que tener en cuenta que habrá momentos en los que nos saturemos mucho, por ello hay que intentar interpretar los ataques como algo circunstancial por la situación del momento y no como un ataque personal.

Reservar momentos de soledad para uno mismo

Es cierto que no todos los hogares tienen las mismas condiciones y puede que los espacios personales estén reducidos en algunas casas. Por ejemplo, en las familias con hijos, este tiempo estará más limitado, pero en cualquier caso es importante estar atento a las necesidades de cada miembro de la pareja y mantener la comunicación fluida para entenderse.

Es importante dedicar un determinado tiempo a cada cosa: un rato para comer, otro para teletrabajar, otro para la pareja, otro para relajarse, etc. Pero sobre todo es importante buscar tiempo para uno mismo. El hecho de vivir todos en una misma casa, no quiere decir que se tenga que hacer todo juntos. Muchas veces el no tener la posibilidad de pasar tiempo a solas, puede llevarnos a sentir ansiedad. Por tanto, con una buena comunicación en pareja podemos llegar a repartir el tiempo durante el día, encontrar un espacio para uno mismo y un tiempo para el resto de las cosas.

Buscar momentos de intimidad

Esta cuarentena se puede afrontar como una gran oportunidad para cuidar nuestra sexualidad e intimidad. No tiene porque ser algo obligatorio pero es un buen momento para explorar eróticamente en pareja.

A veces por el ajetreo del día a día no tenemos tiempo para explorar realmente lo que nos gusta en la cama, por eso ahora puede ser un buen momento para explorar nuevos caminos sexuales, como puede ser: comunicaros afectivamente las preferencias sexuales que tenéis, recrear esa fantasía sexual que tanto tiempo lleváis planeando, realizar algún masaje sensual en pareja o prepararos un baño relajante o innovar tanto en los lugares de la casa menos habituales, como en las maneras de realizar las relaciones sexuales.

Es cierto que algunas parejas se encuentran con niños en casa,  pero también es importante en estos casos buscar un tiempo para la conexión de la pareja. Además de las relaciones sexuales, hay muchas más opciones para desarrollar esta conexión en pareja. Por ejemplo: recordando momentos de los inicios de la relación, como fotos, videos y cartas; o expresándonos cosas que hace mucho tiempo que no se decían. A veces, este tipo de conexiones emocionales unen mucho más a la pareja que el acto sexual.

Se que puede ser difícil imaginarse siguiendo estas pautas pero pensar que en estos momentos tan difíciles y donde vamos a pasar muchísimo tiempo con nuestra pareja, es importante mantener un buen clima de serenidad y de apoyo mutuo frente a la ésta cuarentena. Os animo a intentarlo.

En cualquier caso, si veis que os sentís saturados por la situación y necesitáis más herramientas para sobrellevarla, estamos aquí para escucharos. Podemos ayudaros realizando asesoramiento de forma online. Puedes pedir cita vía online llamando al 692796859 o enviado un correo a  info@ipareja.com.

1
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Powered by